Y así fue el Primer Taller Slow Life Project...

Querid@s Slowers¡


¿Qué tal estáis?

Os escribo este post desde el reposo de todas las sensaciones vividas en el primer Taller Slow Life. Siempre he tenido muy claro el contenido y, sobre todo, el objetivo que quería alcanzar con estos talleres. La estrecha relación que he tenido con la naturaleza desde que era una niña y mi paso por la facultad de biología, unidas a mi propia experiencia en relación con la alimentación y el equilibrio físico y emocional, eran las bases desde las que quería hablar.





Me decidí por realizar el evento en el maravilloso espacio Nubya ( @nubyacoworking ). Creo que es un lugar con una armonía que, desde que entras por la puerta, te atrapa; y tuve muy claro que iba en sintonía con mi proyecto. Elegí la zona donde iluminaba la luz natural para impartir la primera parte del taller sobre Alimentación Consciente.





Disfruté muchísimo compartiendo con vosotras lo que ha significado para mí este proyecto, cómo he llegado hasta aquí y lo que me ha ayudado a nivel personal introducir en mi día a día las bases de Slow Life Project. Además, disfrutamos de un viaje a través del aparato digestivo y los slowers que asistieron al taller pudieron aprender, de forma amena y sencilla pero sin perder la base científica, qué ocurre en nuestro cuerpo cada vez que ingerimos un alimentos y cómo nos afecta la calidad de nuestra alimentación a nivel físico y emocional. Por último, me detuve en algunos conceptos básicos de una alimentación saludable y respondí las dudas que fueron surgiendo.





Tras esto, hicimos un pequeño break antes de comenzar la práctica de introducción al yoga y meditación. Nos acompañó Vanesa, profesora de yoga, con quien me entendí perfectamente desde el principio y comprendió qué quería yo que experimentaran los asistentes del taller durante esa parte. Fue muy bonito ver como poco a poco pasábamos de la alimentación a la parte más física y mental.





Tenía muy claro que quería que los participantes se llevaran consigo un bonito recuerdo de este viaje y qué mejor que arrancar con un pequeño kit de supervivencia Slow Life Project para su nueva andadura en una alimentación más consciente.







Terminamos esa soleada mañana de sábado con un Brunch. Fuimos muy afortunados de contar con Kombutxa Drinks (@kombutxadrinks), un probiótico esencial en una alimentación sana. Un té fermentado de manera artesanal con aguas del pirineo e ingredientes ecológicos 100%. Además, está elaborada con probióticos naturales que nos ayudan en la digestión, y sin azucares añadidos.

















Y yo no puedo ser más feliz después de esta maravillosa experiencia, rodeada de gente encantadora. Disfruté muchísimo con este arranque que me ha dado mucha fuerza para seguir creando otros talleres que ya están en marcha y que muy pronto verán la luz. Estoy deseando veros en los próximos eventos Slow Life Project.




Con cariño, Cris.








54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ramen Bobo